UN BÓER AFORTUNADO

La suerte estaba del lado del Bóer. Anotó tres carreras bateando un hit en el primer inning, y después de dos jugadas fallidas, al enviar a Wuillians Vásquez para que fuera out en el tercer inning y frenar a Javier Robles en tercera el cierre del séptimo, en que se produjo un tiro desviado desde el bosque central, terminó imponiéndose 4×3 a los Dantos en la octava entrada, ya en la “muerte súbita”.

EL BÓER PEGA PRIMERO

Fue el juego inaugural del Campeonato, entre los finalistas de la pasada campaña y el Bóer debutó con triunfo. Esta vez fue en jornada tensa, en que su productividad resultó hasta el final, y se lució su defensa con tres dobles plays que acabaron con las pretensiones de los Dantos.

Nadie imaginó que Ronald Medrano, abridor de los Dantos, se derrumbaría después de dominar fácil a los dos primeros bateadores. Se descontroló. Le dio base a Wuillians Vásquez, -que recibió tres en el partido-, llenó las bases por golpes consecutivos a Juan Carlos Urbina y Wiston Dávila. Javier Robles negoció boleto y produjo la quiniela, y Alvaro Rubí produjo dos más con sencillo al bosque central.

Róger Marín dominó fácil el primer inning, pero la larga espera del cierre de ese episodio pudo haberlo afectado y le marcaron una carrera en el segundo inning, por sencillo de Ofilio Castro. Cometió balk cuando enfrentaba a Leonardo Ortiz, a quien le dio la base. Dominó a Ronald Garth en rola para doble play, pero Henry Burton le conectó hit empujador.

Los Dantos empataron el juego en el inicio del tercer inning con cuatro hits. Felipe Aguilar y José Reynosa le conectaron sencillos. Omar Mendoza roleteó al short y se embasó por escogencia. Benjamín Alegría remolcó a Aguilar con sencillo, y después que Castro elevó al derecho, Leonardo Ortiz remolcó la del empate con hit al central.

El Bóer no pudo adelantarse en el cierre del tercer inning por el tiro preciso del patrullero derecho José Reynosa al home, para poner out a Vásquez, quien recibió base y no pudo anotar desde segunda por el segundo hit de Alvaro Rubí al jardín derecho.

Desde entonces, los relevistas fueron dueños del juego. Jimmy Bermúdez relevó a Róger Marín en el quinto inning, y aunque tuvo bases llenas en el sexto episodio, terminó colgando el cero con tres ponches. Cerró Wilber Bucardo.

Por los Dantos, el chavalo Stiven Cruz se fajó durante tres innings. Jason Laguna lanzó 1.2 innings, Ariel Downs un inning y cerró Angel Obando. La abundancia de lanzadores fue por sus problemas de control. Los primeros cuatro pitcheres que actuaron por los Dantos, sumaron 8 bases por bolas, una base intencional y golpearon a 3, que sumado a seis hits, hizo que 18 peloteros del Bóer circularan por las bases.

La tribu tuvo oportunidad de decidir el juego en el cierre del octavo inning, pero el coach de tercera, Jairo Mendoza, frenó a Javier Robles en el tercer cojín. Había dos outs. Robles estaba en segunda y Rubí en la inicial, ambos por boletos. Cristhian Moreno conectó sencillo al bosque central. Robles fue frenado, pero el tiro de Felipe Aguilar a home fue totalmente desviado, y alto. Era obvio el lamento.

Se llegó a la “muerte súbita” y ahí brilló la Tribu. Wilber Bucardo enfrentó a Ortiz y lo hizo batear para doble play, al atapar rola rápida a su derecha, y Ronald Garth roleteó a tercera base.

En su turno, el Bóer decidió. Jesús López llevaba la misión de sacrificarse para hacer avanzar a los corredores, pero el segundo envío de Ángel Obando no pudo ser atrapado por Ortiz y los corredores avanzaron por pasbol. Ya con bateo libre, López elevó profundo al bosque central, y llevó a Moreno con la carrera de la victoria.

Ganó Bucardo y perdió Obando.

Este sábado tomarán acción todos los equipos, que jugarán en Bonanza, Jinotepe, San Carlos, Nueva Guinea, Boaco, Rivas, Juigalpa, Jinotega y Managua.